Surfea.

Aprovecha el viento. Siente cómo puede cambiar de dirección. Como tú. Make Life a Ride.

La noche es más oscura justo antes del amanecer. Pero no necesito luz para saber hacia dónde voy.
La sal del aire y el sonido de las olas marcan el camino. El motor que tiembla debajo de mí es un aperitivo de las ondulantes mareas que tengo en frente. Giro la muñeca y me dejo llevar desde lo alto de una duna, horas antes de que la mayoría de la gente se despierte.

Despega

Se acaba la tierra y comienza el agua.

Se acaba la tierra y comienza el agua.

El horizonte empieza a brillar mientras remo hacia él. En poco tiempo, la noche termina y empieza el día. Todo tiene dos caras. Todo continente tiene una costa. Toda cresta tiene un seno. Tomo las calles y las olas tal y como llegan. Ahora siento que el agua se eleva debajo de mí y cobra vida. Me dejo llevar por la cresta de la ola y me deslizo hacia el interior del tubo antes de que la ola rompa. En ese momento estamos solas el agua y yo.

+ Saber más

Cabalga

Sigo la dirección de la arena y me encuentro en un mundo atemporal durante una breve eternidad.

Sigo la dirección de la arena y me encuentro en un mundo atemporal durante una breve eternidad.

A pesar de que surfeo a menudo, siento que cada ocasión es como la primera vez, porque renazco en el agua cada día. Las primeras luces del día guían mi camino hacia la ciudad, donde todo despierta de su sueño. Aunque no puedo surfear en tierra firme, puedo llevar esa sensación conmigo a cualquier lugar. Me pongo el casco y sé con seguridad que se ha terminado un viaje, pero que otro está comenzado.

+ Saber más
Más historias que pueden interesarte.
Motocicletas adecuadas.