Una luz resplandeciente.

Recorriendo Tokio con Joy Lewis y la R nineT Racer.

Tokio irradia una luz resplandeciente, y no solo por el brillo de las pantallas publicitarias. Con una población de 38 millones de habitantes, la ciudad constituye la mayor área metropolitana del mundo, pero no transmite la sensación de agobio de otras ciudades. De hecho, es una ciudad en la que es muy fácil vivir y que se reinventa continuamente, algo que le ha permitido situarse al frente de los índices crecimiento urbano desde hace años. No obstante, el pasado cobra vida en Tokio, y la escena motera es una fuente inagotable de inspiración para los artistas de la personalización y los corredores vintage.  

Luz verde. Con tantos indicadores exóticos por todas partes, es un alivio que las señalesde tráfico en Japón sigan las convenciones internacionales. Joy Lewis acelera y mete segunda. Hace un largo giro a la izquierda y se dirige hacia el puente Rainbow, donde el tráfico se divide en dos pisos de cuatro carriles. Al otro lado de la bahía, Tokio se extiende sobre el horizonte en el ocaso. Los rascacielos dominan el paisaje urbano, y la Torre de Tokio, con su característico color rojo brillante, se alza justo en el medio. Tercera. Joy respira en este mar de luces. Se inclina tras el semicarenado de la R nineT Racer y cruza el puente. Al final de este, gira a la izquierda en la curva. Da una vuelta y se dirige directamente al corazón de esta metrópolis tan vibrante, contradictoria y diferente a cualquier otro lugar: la educación y la tranquilidad de la gente contrastan con el volumen de las pantallas publicitarias y la música pop cursi.  

+ Saber más

La fiebre del manga en el cruce de Shibuya

Las viviendas unifamiliares bordean los sinuosos callejones del barrio de Shibuya, donde hasta los residentes necesitan un GPS para orientarse. Todo está silencioso, por lo que el inconfundible sonido del motor bóxer de dos cilindros de la R nineT Racer se escucha todavía con más fuerza. Las calles se ensanchan y llenan de gente a medida que Joy se dirige hacia la estación de trenes. Unos segundos antes, las pequeñas cafeterías, las peluquerías para perros y los sombrereros dominaban la escena callejera. Ahora, las luces brillantes de los rascacielos se alzan como los gigantes de Super Mario Land. El tráfico comienza a ralentizarse en el cruce de Shibuya, uno de los más famosos del mundo. Cuando el semáforo se pone en rojo para los vehículos y el tráfico se detiene, el espectáculo del cruce comienza. Cada vez que el semáforo cambia de color, miles de peatones cruzan esta tumultuosa intersección para ir a trabajar, de compras o de fiesta.

El panorama es caótico, y la policía trata de dirigir el tráfico con megáfonos mientras la música manga retumba en los altavoces. La acción que tiene lugar en el cruce se retransmite en directo por tres pantallas gigantes situadas en los edificios aledaños. Es una escena absolutamente fascinante que resume a la perfección el bullicio de esta abarrotada megaciudad. De hecho, este paso de peatones se encuentra entre los diez mayores reclamos de la ciudad, además de ser el símbolo que representa Tokio. "El cruce de Shibuya me recuerda a Nueva York", dice Joy. "Es igual de caótico. La única diferencia es que en Nueva York te empujan. Aquí son todos muy respetuosos". Merece la pena ver el cruce sobre una moto, aunque esté plagado de peatones. A la derecha, filas de Maseratis, Lamborghinis y Ferraris. A la izquierda, Super Mario, Luigi y Spiderman subidos en karts. La fiebre del manga está por todas partes, como si Tokio hubiera surgido de una especie de país de las maravillas.  

+ Saber más

Un centro de personalización al otro lado del mundo.

Un centro de personalización al otro lado del mundo.

Japón puede parecer ajeno y exótico, pero en realidad es el centro del mundo de la personalización. Durante años, la floreciente escena del país ha producido unas increíbles obras de arte. Japón mantiene las tradiciones incluso cuando la artesanía de la personalización estaba a punto de desaparecer en Europa y EE. UU. en los años 80 y 90. La personalización era una solución provisional tras el estallido de la burbuja económica en Japón y la falta de dinero que este dejó. Cuando la personalización volvió a ponerse de moda en el nuevo milenio, el mundo comenzó a prestar atención al Lejano Oriente y se inspiró en los logros obtenidos por los japoneses en las décadas anteriores. Su tendencia a la perfección y su sentido de la estética y el diseño pueden apreciarse en cualquier moto custom. "Dicen que la calidad es muy importante para los japoneses. Después de todo lo que he visto en Tokio, creo que es bastante cierto", apunta Joy. "He conocido a muchas personas a las que les van las motos y querían saberlo absolutamente todo sobre la R nineT Racer. Analizaban a conciencia cada esquina y hueco de la moto. Puedes hacerte una idea del grado de atención que prestan a los detalles".  

+ Saber más

Carreras con un aspecto vintage.

Daisuke Mukasa organiza las carreras vintage B.O.B.L.

Carreras con un aspecto vintage.

Además de la personalización, hay otra tendencia abriéndose paso: las carreras vintage. Japón también va un paso por delante en este aspecto, algo que resulta curioso si consideramos que aquí nada es antiguo (quitando algunos templos y santuarios). . Las cosas se reciclan en cuanto quedan obsoletas. La tienda de personalización de Daisuke Mukasa, con sus motos vintage y componentes antiguos, es un auténtico tesoro escondido. La colección de piezas únicas de Daisuke impresiona a Joy. "Las máquinas que crea a partir de estas piezas viejas son increíbles, tanto técnica como estéticamente". Las motos no solo son piezas de museo. Daisuke las pilota en las carreras vintage B.O.B.L. (Battle of Bottom Link), las cuales fundó él mismo. . Correr sobre una moto vintage y hacer que el pasado cobre vida es una sensación increíble", afirma Daisuke. Estas carreras han devuelto a los aficionados unas competiciones asequibles. Es cuestión de las habilidades del piloto, no del equipamiento de la moto. Ese es el ideal de Daisuke, además de la razón por la que dirige su propio taller de personalización . En este pequeño espacio, atesora piezas y accesorios. El falso techo que cubre el taller está lleno de cajas etiquetadas y acumuladas llenas de tuercas, tornillos y rodamientos. Aquí escasea el espacio, como en cualquier otro lugar de Tokio. .  

+ Saber más

Individualidad en una ciudad abarrotada.

Caravan Tokyo refleja el particular espíritu del tiempo de la ciudad.

Individualidad en una ciudad abarrotada.

En las zonas en las que el espacio es escaso y caro, los promotores construyen hacia arriba. Treinta y siete de los innumerables rascacielos de la ciudad miden más de 180 metros, ente los que destaca la nueva torre Tokyo Sky Tree TV, de 634 metros de altura. La escasez de espacio es otra de las razones por las que apenas hay edificios antiguos en Tokio. Después de 30 años, las casas se derriban, se reciclan y se reconstruyen conforme a la normativa vigente. Es complicado encontrar barrios desaconsejables en Tokio. Todo está en perfectas condiciones, bien conservado y limpio. Si has visitado la ciudad antes, no la reconocerás si vas una segunda vez. Está en constante renovación. En Tokio, siempre surgen nuevas tendencias. Por ejemplo, los aficionados a las motos de Drive Thru combinan su pasión por los vehículos con increíbles ideas de personalización. No solo construyen sus propias máquinas custom para las carreras vintage de Daisuke, sino que también se desplazan a las carreras en una caravana vintage que han transformado en cafetería. . Hay otra caravana aparcada en el caro distrito de Omotesando, en el centro de Tokio. La alquilan en el sitio web de alojamientos Airbnb. La caravana, equipada con accesorios originales, refleja la cultura japonesa y es un ejemplo perfecto del singular espíritu de la época en el que la gente de la ciudad vive y que tanto les gusta.  

+ Saber más
«
"Dicen que la calidad es muy importante para los japoneses. Después de todo lo que he visto en Tokio, creo que es bastante cierto".
»

Joy Lewis

Un estilo de vida personalizado.

Tómate un café y haz algunas compras en Deus Ex Machina, en Harajuku.

Un estilo de vida personalizado.

Puede que la necesidad de individualidad tenga algo que ver con el hecho de que tanta gente viva en un mismo lugar de Tokio. Muchas tiendas entienden esto y ofrecen productos que satisfacen este deseo de autorrealización. Un ejemplo de ellos es la sede japonesa de la marca de personalización estadounidense Deus Ex Machina. Joy se emociona al entrar a la tienda, una mezcla de coctelería, taller de personalización, cafetería, tienda de surf y tienda de ropa. Se acomoda de inmediato en un estiloso sofá diseñado por su buen amigo el diseñador y obseso de las motos Stephen Kenn, de California. "Me recuerda a la Deus Ex Machina de Los Ángeles, a pesar de la clara influencia y densidad japonesas. Me siento como en casa, sobre todo si estoy sentada en un sofá de Stephen", señala Joy.  

+ Saber más

El valor de la artesanía

Joy Lewis habla con el artista de la personalización de Deus, Matt Roberts, sobre el estilo de vida de los pilotos japoneses.

El valor de la artesanía

A continuación, conoce a Matthew Roberts, artista de la personalización de Deus. Nacido en Australia, en 1991 llegó a Japón gracias a un programa de intercambio escolar. Quedó tan impresionado por el país que se mudó a Tokio de forma permanente en 2005. "Adoro el gusto por el diseño y la atención al detalle de los japoneses", apunta Matt. Está emocionado porque su pasión por las motos y la personalización vuelve a estar de moda. "La personalización es un estilo de vida. Incluye el motociclismo, el surf, el patinaje, la moda y un redescubrimiento de la importancia de la artesanía. Todo encaja a la perfección, por eso Deus lo combina todo en un único lugar. Para mí, una moto es como un recipiente, un jarrón en el que volcar tus emociones y experiencias a medida que vives nuevas aventuras. Cuando conduces una moto, te sientes lleno de energía y emoción. Creces como persona y, entre otros, te permite conocer a otras personas y pilotos. Por eso este estilo de vida es único".  

+ Saber más

Un mar de luces en el retrovisor.

Para Matt Roberts, Tokio es el lugar ideal en el que vivir su estilo de vida y hacer realidad sus sueños de diseño. No obstante, para los artistas de la personalización no es fácil establecerse en un país que figura como líder absoluto en este mercado, un país dominado por las altas expectativas y que valora la estética y la perfección por encima de todo. Para competir en una sociedad como esta, hay que trabajar duro. Esto confirma el estereotipo de trabajadores de los japoneses, cuyas vidas giran en torno a su oficio. La gente como Matt o Daisuke conducen sus motos por la noche, cuando las carreteras están vacías. Joy Lewis y la R nineT Racer siguen hoy su ejemplo. Cruzan el puente Rainbow. Las luces de Tokio se reflejan en el retrovisor. Ante ellos se extiende el horizonte, en el que delicadas hebras de luz rosa aparecen a las cuatro de la mañana en el país del sol naciente.  

+ Saber más
spinner